Facebook

Del «Pan y Circo» al «Fútbol y Circo»

on Mar 6, 2016 | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Me gustaría empezar este blog con algo que me ha sorprendido… o en el fondo no.

El pasado 4 de marzo subí a mis cuentas de Linkedin y de Twitter la siguiente entrada

El órdago de Carlos Slim. Primero fue el Real Oviedo. Ahora FCC. https://lnkd.in/e-mUpve 

Reconozco que fui ambiguo.

Por un lado podía verse como una estrategia de Carlos Slim para entrar cada vez más en el tejido empresarial español. Que haya hecho una OPA por FCC es algo pensado y acertado desde mi punto de vista. Eso no tiene discusión.

La ambigüedad podía verse en el hecho de haber invertido en el Real Oviedo.

Sabía que habría gente que lo interpretaría de la forma que yo pensé al principio. Carlos Slim quiere entrar en la liga de fútbol más importante del mundo. ¿Y cómo hacerlo? Entrando desde abajo. Comprando un equipo modesto hoy en día pero que tiene una historia de 90 años y que se considera un histórico del fútbol español. A día de hoy el Real Oviedo está en puestos de ascenso a Primera División donde este año los equipos de primera se prevé que ingresen la nada desdeñable cifra de 1800 millones de euros. Mal negocio no parece.

… pero también sabía que habría gente que lo tomaría por otro lado; por el lado del deporte y punto. Hubo gente que lo tomó por el lado de la pseudo-rivalidad mal entendida recibiendo respuestas al Tweet que curiosamente luego desaparecieron y otros que sencillamente lo tomaron por el lado más blanco. Retwitearon, lo vieron y nada más.

Con todo ello, a la hora de ver Analytics me quedé de piedra cuando vi las interacciones de ese tweet: casi 1900 impresiones y más de 340 interacciones cuando el resto de mis tweets rondaban las 50 impresiones

Evidentemente el fútbol interesa mucho más que la economía y la empresa. ¿Qué influye más en nuestro día a día? ¿Podríamos vivir sin fútbol? ¿Y sin economía?

Cien años antes de Cristo, Juvenal escribía

… desde hace tiempo —exactamente desde que no tenemos a quien vender el voto—, este pueblo ha perdido su interés por la política, y si antes concedía mandos, haces, legiones, en fin todo, ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y juegos de circo

Poco hemos cambiado desde entonces. O quizá poco nos hemos dejado cambiar.

Share Button

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies